Fotografía ilustrativa del artículo
| 18 May 2020

Proteger el medio ambiente para evitar pandemias

Fuente: ONU

pandemia , resiliencia

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) está intensificando su trabajo en la identificación de las amenazas zoonóticas y la protección de la naturaleza con el fin de reducir el riesgo de pandemias como la de COVID-19 que actualmente azota el mundo.

En el nuevo documento Trabajar con el medio ambiente para proteger a las personas, publicado hoy, el PNUMA expone cómo está ajustando su trabajo para apoyar a las naciones y sus aliados a «reconstruir mejor» tras la pandemia de COVID-19, a través de un conocimiento científico más sólido, políticas que respalden un planeta más saludable y más inversiones verdes.

La respuesta del PNUMA se enfocará en cuatro áreas: ayudar a las naciones a gestionar los residuos durante la respuesta a la COVID-19, impulsar una transformación profunda en favor de la naturaleza y las personas, trabajar para garantizar que los paquetes de recuperación económica creen resiliencia ante futuras crisis y modernizar la gobernanza ambiental global.

«Con la COVID-19, el planeta nos ha enviado un mensaje de advertencia muy fuerte: la humanidad tiene que reinventar su relación con la naturaleza», dijo la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen. “La paralización de las economías ha sido una respuesta a corto plazo ante esta amenaza, pero no puede perdurar. Construir economías que trabajen junto con la naturaleza será fundamental para garantizar la prosperidad de las naciones», añadió Andersen.

Para apoyar a las naciones en sus esfuerzos por abordar los impactos socioeconómicos y ambientales de la COVID-19, el PNUMA coordinará su trabajo con el sistema de las Naciones Unidas. Algunos ejemplos de sus intervenciones son:

  • Apoyar a los responsables de la toma de decisiones para hacer frente al aumento de los desechos peligrosos —como equipos de protección personal, aparatos electrónicos y fármacos—, con el fin de evitar daños a la salud humana o el medio ambiente.
  • Un programa de respuesta y riesgo zoonótico con el fin de mejorar la capacidad de los países para reducir las amenazas a través de enfoques positivos para la naturaleza, incluyendo un nuevo análisis global de los riesgos del comercio no regulado de vida silvestre, la fragmentación de hábitats y la pérdida de biodiversidad.
  • Promover mayores oportunidades para invertir en la naturaleza y la sostenibilidad como parte de la respuesta a la crisis de COVID-19, incluso a través de los fondos existentes que administra el PNUMA y los paquetes de estímulo económico que los países están planeando.
  • Trabajar con los actores económicos para reconstruir, ampliar y acelerar el consumo y la producción sostenibles, y crear nuevos empleos verdes, lo que incluye contactar a las empresas a través de alianzas con las agencias de las Naciones Unidas e instituciones financieras, gubernamentales y del sector privado, y revitalizar mercados y cadenas de suministro de productos sostenibles.
  • Revisar las implicaciones de trasladar las actividades y reuniones de la gobernanza y el multilateralismo ambiental hacia plataformas virtuales, con una menor huella ambiental.

«El precepto de que un mundo natural próspero es esencial para la salud humana, las sociedades y las economías siempre ha sido fundamental para el trabajo del PNUMA», dijo Andersen.

«Pero ahora, el PNUMA debe brindar aún más apoyo a los países en sus esfuerzos para reducir los riesgos de futuras pandemias por medio de la restauración de los ecosistemas y la biodiversidad, el combate al cambio climático y la reducción de la contaminación», añadió Andersen.

Últimas noticias

Las abejas son más sensibles a los plaguicidas a causa del cambio climático

En las últimas décadas se han observado descensos muy importantes en las poblaciones de abejas, que están vinculados a factores como el cambio climático, los cambios en los usos del suelo, la llegada de nuevos enemigos naturales o el uso de plaguicidas.

Sigue leyendo

La disminución de presas impulsó la extinción de los depredadores en la península ibérica

Utilizando el registro fósil de alta resolución de mamíferos de la península ibérica, una investigación internacional en la que participan la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) ha reconstruido una serie temporal de redes tróficas que abarca más de 20 millones de años, revelando tendencias a largo plazo en las interacciones depredador-presa.

Sigue leyendo