Fotografía ilustrativa del artículo

¿Por qué son importantes las aves para la agricultura?

La naturaleza no entiende de espacios compartimentados, límites o fronteras, ni incluso de individualidades. Los ecosistemas dependen de las relaciones que se establecen entre los diferentes elementos que lo conforman. Al observar un campo de cultivo, nos percatarnos rápidamente como no sólo el agricultor y su tractor aparecen en este escenario agrícola. Multitud de seres vivos (insectos, mamíferos, aves, anfibios) dejan verse en muchas ocasiones explotando y compartiendo este este ecosistema con el ser humano, ya sea como refugio, alimento, lugar de nidificación, etc. En el caso de las aves, muchas especies presentan un gran interés por estos paisajes agrarios debido a que su ciclo de vida está ligado a ellos.

El aguilucho cenizo (Circus pygargus), por ejemplo, es una bonita rapaz de tamaño mediano y estilizada silueta que tiene la particularidad de anidar preferentemente en los campos de cereal. Durante el mes de abril las parejas retornan a los territorios de cría. Los nidos, que pueden llegar a constituir pequeñas colonias de cría son pequeños montones de vegetación, básicamente el propio cereal, sobre el que ponen directamente los huevos y se desarrollan los pollos. Lo que era una reproducción tranquila y sin graves amenazas en modelos agrícolas tradicionales, se ha convertido en una verdadera lucha por la supervivencia. Los cambios en los usos agrícolas, las nuevas variedades de cereal de ciclo corto o el adelanto de las cosechas debido al cambio climático suponen ahora serios riesgos y son muchos, demasiados, los nidos con huevos, pollos pequeños o incluso casi volantones que sucumben al paso de las cosechadoras.


Las aves presentan un papel importante principalmente en el control de las poblaciones tanto de insectos como de micromamíferos, eliminación de cadáveres de otros seres vivos por lo que se hace necesario mantener la biodiversidad de aves en los agrosistemas. Para ello, la generación de estructuras de cultivos en mosaico; el mantenimiento de abundantes y dispersos testigos de la vegetación natural previa; el aprovechamiento de variedades y razas adaptadas a los recursos de la zona; y un manejo combinado de cultivos y ganado extensivo son ejemplos de prácticas que favorecen la avifauna ligada a estos hábitats agrícolas. Otros factores, como el ajuste de las fechas de los trabajos o un uso mínimo y adecuado de plaguicidas, son también fundamentales.

Para saber más:
Agricultura y aves
Las aves y la agricultura
Día Mundial de las Aves