Fotografía ilustrativa del artículo
| 31 Jul 2023

El alga invasora Rugulopteryx okamurae amenaza los ecosistemas marinos profundos en el golfo de Cádiz

Fuente: EOI

Un equipo de investigadores de los centros oceanográficos de Málaga y Cádiz del Instituto Español de Oceanografía han descubierto grandes cantidades de talos desprendidos del alga invasora Rugulopteryx okamurae a lo largo de los fondos marinos del golfo de Cádiz. Los restos del alga son arrastrados hacia zonas profundas, formando enormes arribazones que afectan a los hábitats profundos.

Investigadores de los centros oceanográficos de Málaga y Cádiz del Instituto Español de Oceanografía (IEO, CSIC) en colaboración con la Universidad de Málaga han descubierto grandes cantidades de talos desprendidos del alga invasora Rugulopteryx okamurae a lo largo de los fondos marinos del golfo de Cádiz, que están siendo arrastrados desde las costas del estrecho de Gibraltar hacia las zonas más profundas del Golfo por la Corriente de Salida Mediterránea (MOW, por sus siglas en inglés), llegando hasta los 1141 metros de profundidad.

Los experimentos de laboratorio han demostrado que las macroalgas recogidas en el fondo marino estaban vivas y sanas, lo que sugiere una enorme capacidad de resistencia y potencial invasor.

Alga Rugulopteryx okamurae, conocida comúnmente como “alga asiática”.

El alga invasora Rugulopteryx okamurae ha llegado recientemente a Europa desde el oeste del Pacífico y está causando un gran impacto en las costas del golfo de Cádiz, el estrecho de Gibraltar y el mar de Alborán. Actualmente es muy habitual encontrarse con grandes acumulaciones en las costas andaluzas, que pueden llegar a formar inmensos mantos marrones a lo largo de la línea de playa. Estos restos proceden de los fondos marinos donde habita esta alga. Cuando estos talos se desprenden son arrastrados por mareas y corrientes hacia zonas de acumulación, donde generan un impacto negativo en los hábitats y ecosistemas locales. Los restos no solo tienen su destino en playas y fondos someros, sino que también son arrastrados hacia zonas profundas, formando inmensos arribazones y afectando a hábitats profundos.

El trabajo, recientemente publicado en la revista Phycologia alerta sobre la gran amenaza que esto supone para los ecosistemas marinos profundos del golfo de Cádiz.

Ante esta situación, los autores del estudio hacen un llamamiento a la monitorización y control de las especies invasoras en los ecosistemas marinos del golfo de Cádiz y resaltan la necesidad de adoptar medidas efectivas para mitigar sus impactos negativos en la zona. “En definitiva, el artículo pone de relieve la importancia de proteger los ecosistemas marinos tanto someros como profundos del golfo de Cádiz y mantener su salud y biodiversidad”, concluye Ángel Mateo, primer autor del estudio.

El estudio se ha llevado a cabo gracias a los proyectos INPULSE (CTM2016-75129-C3-1-R), INTEMARES y ESMARES-2 (coordinado por la Fundación Biodiversidad), cofinanciados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el programa LIFE de la Unión Europea.

Referencia: 

Ángel Mateo-Ramírez, Concepción Iñiguez, Luis Miguel Fernández-Salas, Ricardo F. Sánchez-Leal, Carlos Farias, María Jesús Bellanco, Juan Gil & José L. Rueda (2023). ‘Healthy thalli of the invasive seaweed Rugulopteryx okamurae (Phaeophyceae) being massively dragged into deep-sea bottoms by the Mediterranean Outflow Water’. Phycologia, 62:2, 99-108. DOI: 10.1080/00318884.2023.2177057.

Últimas noticias

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

Las características del hábitat determinan la presencia de parásitos de la malaria aviar en mosquitos

Un estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) señala que la presencia de estos parásitos en mosquitos es mayor a medida que aumenta la distancia a marismas y ríos.
Los resultados, obtenidos tras analizar más de 16.000 mosquitos, muestran una mayor riqueza de linajes genéticos de parásitos de la gripe aviar en zonas naturales frente a las rurales.

Sigue leyendo