| 08 May 2023

Los bosques del Amazonas meridional y occidental están en riesgo de sufrir embolias y mortalidad por sequía

Autoría: Ángela Justamante

Fuente: CREAF

agricultura intensiva , amazonas , bosques , cambio climatico , ganadería intensiva

Un artículo publicado en la revista Nature con participación del CREAF y, liderado por la Universidad de Leeds, revela que el cambio climático está debilitando los bosques del Amazonas occidental y meridional.

Entre las zonas afectadas se encuentran Río Branco en Acre y Nova Xavantina en Mato Grosso, Brasil. El estudio ha comparado la capacidad de resistir la falta de agua de las diferentes especies de árboles del Amazonas y ha determinado que, en estas zonas, el cambio en el régimen de lluvias y el aumento de temperatura ya ha llevado a los árboles al límite de su capacidad de adaptación, lo que les podría provocar embolias y la muerte. “A pesar de que los bosques meridionales están más adaptados a las condiciones secas, la deforestación y el aumento de temperatura ha provocado un cambio en los regímenes de lluvia que ha aumentado el riesgo de mortalidad forestal. En el caso de los bosques occidentales no están tan expuestos a la sequía, pero son más vulnerables”, declara Maurizio Mencuccini, investigador ICREA en el CREAF, co-autor y responsable de la parte fisiológica del estudio. Por el contrario, aunque las especies arbóreas de las zonas centro-orientales de la selva amazónica, no están tan adaptadas a la sequía, el estudio no prevé afectaciones en esa región porque por el momento la disponibilidad de agua continúa siendo suficiente.

El estudio ha determinado que el patrón de lluvias del bosque amazónico se está viendo alterado por el cambio climático, la deforestación y por la agricultura y ganadería intensivas. Este cambio de pluviosidad reducirá la capacidad de los bosques del Amazonas para almacenar carbono y eliminar CO2 de la atmósfera. “Por un lado, cuando los árboles mueren se descomponen y el carbono que contenían se libera a la atmósfera, por otro lado, si disminuye la masa forestal habrá menos árboles que capturen CO₂. Teniendo en cuenta que la selva amazónica contiene entre el 10% y el 15% del total de carbono almacenado por la vegetación en todo el mundo, su mortalidad y buen estado de salud es vital en la lucha contra el cambio climático”, concluye Mencuccini.
Rio Amazonas en una de las expediciones dentro del marco del estudio en Sudamérica. Foto: Francisco Diniz.
Rio Amazonas en una de las expediciones dentro del marco del estudio en Sudamérica. Foto: Francisco Diniz.

Para identificar cuáles son las zonas más amenazadas y cómo responde cada ecosistema a los cambios, el equipo tomó medidas y muestras durante dos años en 11 lugares distintos de la Amazonia occidental, centro-oriental y meridional, en Brasil, Perú y Bolivia, donde analizaron datos de 540 árboles de 129 especies. El profesor Emanuel Gloor, también de la Universidad de Leeds y codirector del estudio, concluye que «el patrón de resiliencia y los riesgos identificados entre las distintas poblaciones de árboles en el estudio se utilizarán para construir modelos climáticos más eficaces y precisos en la Amazonía». Estos resultados son fruto de una colaboración en la que han participado 80 científicos y científicas de Europa y Sudamérica.

Riesgo de embolia

La investigación pone de relevancia que las masas arbóreas de la región del Amazonas meridional resisten mejor las embolias. El problema es que han llegado a su límite. Esto se conoce gracias al estudio de la circulación del agua por dentro de los troncos, las ramas y las hojas, la base de esta investigación. Cada especie tiene una resistencia particular a la sequía según los conductos que tiene para transportar la savia desde las raíces a las hojas. Si los conductos y los poros que los conectan tienen un gran tamaño, en épocas de falta de agua los árboles están más expuestos a sufrir embolias. Esto sucede porque cuando no hay suficiente agua disponible en el suelo, la evapotranspiración – proceso por el que la humedad vuelve a la atmósfera a través de las hojas – ejerce una presión que genera burbujas de aire en los canales de transporte, parecido a una embolia humana , se taponan los conductos, la savia no circula y el tejido muere. Los autores pudieron comprobar que las mismas zonas de Amazonía que están más expuestas a estos fenómenos de embolia presentan patrones mayores de mortalidad y una menor capacidad de almacenar carbono.

El escalador Hugo Ninantay recogiendo muestras. Foto: Francisco Diniz.

Alteración en el patrón de lluvias

El equipo de investigación también alerta que la deforestación y la agricultura y la ganadería intensivas, están interrumpiendo el proceso de evapotranspiración, esencial para formar las nubes de lluvia. Hay menos árboles y los cultivos que sustituyen a los bosques, como la soja, no tienen la misma capacidad de refrescar y humedecer el aire, el ambiente se reseca y disminuyen las precipitaciones.

Esto no sólo afecta al Amazonas. La humedad que evaporan desde sus bosques viaja en forma de vapor a otras zonas del planeta -se conocen como ríos voladores-, donde se acumula en forma de nubes. Si este ciclo se corta, el patrón de precipitaciones a escala mundial está en riesgo.

Artículo: Tavares, J.V., Oliveira, R.S., Mencuccini, M. et al. Basin-wide variation in tree hydraulic safety margins predicts the carbon balance of Amazon forests. Nature (2023).
https://doi.org/10.1038/s41586-023-05971-3

Últimas noticias

España | 26 Feb 2024
El pico de floración en Doñana se adelanta 22 días por el cambio climático

Un equipo de la Universidad de Sevilla ha analizado la evolución en la fecha de floración de medio centenar de especies vegetales durante los últimos 35 años en el Parque Nacional de Doñana.

Sigue leyendo

Internacional | 26 Feb 2024
Los árboles no sólo absorben CO2, también limpian el aire de compuestos nitrogenados

Un nuevo estudio internacional demuestra la función crucial que tienen unos microorganismos presentes en las hojas de los árboles de retirar compuestos nitrogenados del aire. El estudio demuestra que los árboles no sólo son excelentes absorbiendo dióxido de carbono, sino que desempeñan un papel sorprendente en la retención y transformación de otros contaminantes como los compuestos nitrogenados.

Sigue leyendo

404 Not Found

404 Not Found


nginx/1.18.0