Fotografía ilustrativa del artículo
| 28 Jun 2019

Prueban la contaminación de la Ría de Huelva por la intensa actividad industrial

Una investigación liderada por la Universidad de Granada y la Universidad de Huelva ha demostrado la contaminación que existe en la Ría de Huelva debido a la intensa actividad industrial que se produjo entre los años 1968 y 2010. Aunque se han tomado medidas de restauración en las marismas de los estuarios afectadas, la investigación demuestra que son ineficaces.

Una investigación liderada por la Universidad de Granada (UGR) y la Universidad de Huelva (UHU) ha demostrado la contaminación que existe en la Ría de Huelva debido a la intensa actividad industrial que se produjo entre los años 1968 y 2010.

El estudio, desarrollado por Evgenia Maria Papaslioti en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y en el que también participan investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha dado lugar a la tesis doctoral titulada “Implicaciones ambientales de la balsa de fosfoyesos en el Estuario de Huelva: procesos de meteorización y movilidad de contaminantes”, defendida recientemente en la Escuela Internacional de Posgrado (EIP) de la UGR. La tesis fue dirigida por los investigadores Annika Parviainen (UGR) y Rafael Pérez-López (UHU).

Evgenia Maria Papaslioti (izquierda) defendió su tesis doctoral en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (Centro mixto de la UGR y CSIC). La tesis fue codirigida por Annika Parviainen (derecha).

Los fosfoyesos (principalmente formados por yeso) son residuos altamente ácidos producidos por la industria de fertilizantes. Se consideran un riesgo potencial importante para el medio ambiente, ya que contienen altas concentraciones de contaminantes y muchos reactivos químicos peligrosos.

Una gran balsa de fosfoyesos está situada cerca de la costa atlántica junto a la ciudad de Huelva, en el estuario que forma la confluencia de los ríos Odiel y Tinto. Esta pila ha almacenado residuos durante más de 40 años de actividad industrial (de 1968 a 2010).

Aguas subterráneas contaminadas

La balsa de fosfoyesos contiene aguas subterráneas altamente contaminadas que fluyen alcanzando el borde de la balsa y formando flujos llamados “salidas de bordes”, que son fugas ácidas que contaminan continuamente el estuario. Otra fuente de contaminación es el agua almacenada en la superficie de la balsa, conocida como agua de proceso, que se usó para transportar el fosfoyeso desde la fábrica hasta la balsa. Antes de 1997, dicho circuito estaba abierto y aproximadamente un 20% del fosfoyeso se vertía directamente al estuario.

El agua de proceso y los flujos de salida de borde son las principales fuentes de contaminación desde la balsa de fosfoyesos, situada junto a la ciudad de Huelva, afectando a la Ría de Huelva.

La empresa responsable ha llevado a cabo restauraciones preliminares en algunas zonas de la balsa ocultando el fosfoyeso con cubiertas de tierra vegetal, medidas que se antojan insuficientes. Este estudio señala la ineficacia de las restauraciones actuales y la necesidad de un enfoque de remediación diferente, ya que, de lo contrario, los vertidos de fosfoyesos continuarán descargando y contaminando el estuario y eventualmente el Océano Atlántico.

El agua del estuario accede a la balsa de fosfoyeso en profundidad y posteriormente retorna al estuario ácida y contaminada. Por tanto, como parte de la tesis doctoral, se estudió el comportamiento de los contaminantes simulando la mezcla agua de mar con los lixiviados de fosfoyesos.

Contaminantes tóxicos como cobre, zinc, arsénico, cadmio y antimonio finalmente terminan en el Océano Atlántico contribuyendo significativamente a las cantidades totales de metales y amenazando las condiciones ambientales del litoral, mientras que otros elementos como aluminio, hierro, cromo, plomo y uranio precipitan en el fondo del estuario.

Últimas noticias

Zorzales, codornices y pinzones son más propensos a tener garrapatas

Un nuevo estudio analiza la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años.
Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas.

Sigue leyendo

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo