Fotografía ilustrativa del artículo
| 01 Jul 2020

Las praderas submarinas, una solución poderosa para el desafío climático

cambio climatico , océanos , pastos marinos

Los pastos marinos pueden ser una poderosa solución climática basada en la naturaleza y contribuir al sustento de comunidades afectadas por desafíos como la COVID-19, pero están desapareciendo rápidamente a causa de las actividades humanas.

La importancia de estos ecosistemas se destaca en el nuevo informe Un tesoro sumergido: el valor de las praderas marinas para el medio ambiente y las personas, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) junto con GRID-Arendal y el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación del PNUMA (PNUMA-WCMC).

Las praderas submarinas se encuentran entre los hábitats costeros más comunes en la Tierra, con una cobertura de más de 300.000 km2 en al menos 159 países. Alimentan las poblaciones de peces, debilitan las marejadas ciclónicas y brindan muchos otros servicios a las comunidades costeras.

Estos ecosistemas son biológicamente ricos y altamente productivos, ya que proporcionan valiosos hábitats de cría para más de 20% de las 25 pesquerías más grandes del mundo. Pueden filtrar patógenos, bacterias y contaminantes, y albergan especies carismáticas en peligro de extinción como los dugongos, los caballitos de mar y las tortugas marinas.

Se estima que cada año el mundo pierde 7% de estos hábitats y al menos 22 de las 72 especies de praderas marinas están en declive. Desde finales del siglo XIX se ha perdido casi 30% del área de praderas conocida en todo el mundo.

Las principales amenazas para estos ecosistemas marinos son la escorrentía urbana, industrial y agrícola, el desarrollo costero, el dragado, la pesca y las actividades de navegación no reguladas, y el cambio climático.

De acuerdo con el informe lanzado el Día Mundial de los Océanos, los ecosistemas de praderas marinas juegan un papel crucial en la lucha contra la crisis climática. Aunque cubren sólo 0,1% del fondo del océano, estas praderas son sumideros de carbono altamente eficientes y almacenan hasta 18% del carbono oceánico del mundo.

Pradera de ‘Posidonia oceanica’, una especie de fanerógama marina endémica del mar Mediterráneo.

Los países que desean hacer su parte en virtud del Acuerdo de París pueden incluir la protección y restauración de los pastos marinos en sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) para ayudar a reducir la cantidad de carbono que mantiene el calor en nuestra atmósfera.

«Las praderas marinas proporcionan alimentos y medios de vida a cientos de millones de personas, respaldan una rica biodiversidad y constituyen una de las reservas de carbono más eficientes del planeta. Su conservación es importante para la salud de la vida marina y de las personas», dijo Susan Gardner, directora de la División de Ecosistemas del PNUMA.

«Los praderas marinas representan una solución poderosa, basada en la naturaleza, para el desafío climático y el desarrollo sostenible», añadió Gardner.

A medida que la comunidad mundial trabaja para “reconstruir mejor” y fortalecer las economías y sociedades a raíz de la devastación causada por la pandemia de la COVID-19, preservar y restaurar estos ecosistemas puede ser una forma muy efectiva de proteger las cadenas alimentarias y crear empleos en industrias como la pesca y el turismo.

El bienestar de las comunidades en todo el mundo está estrechamente relacionado con la salud de las praderas submarinas. En Tanzania, se descubrió que su disminución tuvo un impacto negativo en los medios de vida de las mujeres que recolectan invertebrados, como almejas, caracoles de mar y erizos de mar. En el Atlántico norte,  proporcionan un hábitat crucial para los ejemplares juveniles de bacalao del Atlántico, una especie comercial importante que es capturada por flotas de más de una docena de naciones.

Estas praderas también forman parte del tejido cultural de muchas comunidades isleñas. Por ejemplo, en las Islas Salomón, los pescadores doblan las hojas de la hierba marina y piden a los espíritus buena suerte.

“Las praderas marinas son los súperecosistemas de nuestros océanos y brindan una increíble variedad de beneficios a las personas de todo el mundo. Sin embargo, permanecen entre los entornos acuáticos más desconocidos de la Tierra. Este informe muestra las diversas formas en que ayudan a las personas a prosperar y a mantener saludable el medio ambiente natural del que todos dependemos”, dijo la Dra. Maria Potouroglou, científica de praderas marinas en GRID-Arendal y editora principal del informe.

A pesar de su importancia, nuevos datos sugieren que se encuentran entre los hábitats costeros menos protegidos. Solo 26% de las praderas marinas registradas se encuentran dentro de las áreas marinas protegidas, en comparación con 40% de los arrecifes de coral y 43% de los manglares.

“Las praderas marinas pueden ayudarnos a resolver nuestros mayores desafíos ambientales. Purifican el agua, nos protegen de las tormentas, proporcionan alimentos, mantienen una rica biodiversidad y almacenan carbono. A la luz de todo lo que hacen por las personas y la naturaleza, protegerlas y restaurarlas es vital”, dijo Ronald Jumeau, Representante Permanente ante las Naciones Unidas y Embajador para el Cambio Climático de la República de las Seychelles.

Conservar y restaurar las praderas de pastos marinos puede contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y el Convenio sobre la Diversidad Biológica.

Últimas noticias

Zorzales, codornices y pinzones son más propensos a tener garrapatas

Un nuevo estudio analiza la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años.
Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas.

Sigue leyendo

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo