Fotografía del artículo no disponible
| 15 Sep 2011

Las especies que más ayudan a conservar la biodiversidad son las más amenazadas

Fuente: SINC

Ser un pilar para el grupo no es garantía de supervivencia, ni en la naturaleza ni en el mundo empresarial. Mediante una simulación matemática, un equipo científico ha descubierto que las especies que más cohesión aportan a una red ecológica mutualista son más vulnerables. En las redes económicas de cooperación sucede lo mismo: los nodos que mejoran la estabilidad global son más propensos a ser destruidos.

Redinteracc

Los nodos que más contribuyen a la estabilidad de una red de cooperación tienen mayor riesgo de extinción. Imagen: L.J. Gilarranz

“Las especies que más aportan, en términos comparativos, son las que corren mayor peligro de extinguirse”, explica Jordi Bascompte, de la Estación Biológica de Doñana. Las especies no son independientes unas de otras sino que “forman redes complejas de interdependencia cuya estructura denominamos ‘arquitectura de la biodiversidad’. Cada especie contribuye de forma distinta a la arquitectura y la persistencia global de la red” aclara el investigador.

Una investigación en la que participa Bascompte, y que se publica en Nature, ha medido este riesgo de extinción simulando las redes ecológicas mediante un modelo matemático, redes como las existentes entre las plantas y los animales que las polinizan o dispersan sus semillas. Para comprobar hasta qué punto los resultados pueden generalizarse, los investigadores han analizado también otro tipo de redes de cooperación mutua, como las socioeconómicas, donde conviven compañías que manufacturan un producto y otras que lo transforman.

Según el estudio, bien tanto en el caso de las redes ecológicas como en el de las socioeconómicas, los resultados coinciden: aquellas compañías que contribuyen más a la arquitectura y a la persistencia de la red son las que tienen mayores posibilidades de quiebra.

Plantas, insectos y empresas de moda

En redes de plantas con flores y sus insectos polinizadores, los nodos que proporcionan la estabilidad no obtienen beneficios para su propia supervivencia; al contrario, son los más vulnerables a la extinción.

Los investigadores observaron resultados similares en una red mutualista de empresas de diseño y sus contratistas en Nueva York
la ciudad: la probabilidad de supervivencia de una empresa disminuye a medida que aumenta su contribución individual a la estabilidad global. Estos hallazgos podrían abordar cuestiones sobre el impacto de especies invasoras en los sistemas ecológicos y los nuevos competidores en los sistemas económicos.

“Tanto en el caso ecológico como en el socioeconómico tenemos redes de cooperación entre dos tipos de elementos que presentan una estructura muy parecida y están sometidos a procesos similares. Ahora tenemos información dinámica y podemos realizar un seguimiento a lo largo de los años de las compañías que persisten y de las que se arruinan”, añade Bascompte.

Referencia bibliográfica: Serguei Saavedra, Daniel B. Stouffer, Brian Uzzi, Jordi Bascompte. «Strong contributors to network persistence are the most vulnerable to extinction». Nature. DOI: 10.1038/nature10433

Últimas noticias

Zorzales, codornices y pinzones son más propensos a tener garrapatas

Un nuevo estudio analiza la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años.
Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas.

Sigue leyendo

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo