Fotografía ilustrativa del artículo
| 13 Jul 2015

La segregación, clave en la supervivencia de los petreles antárticos cuando no se reproducen

Fuente: CSIC

petrelesWLa segregación es clave en la supervivencia de cuatro especies de petreles antárticos, aves de pequeño tamaño que se alimentan principalmente de krill, durante el periodo no reproductivo. Esta es una de las principales conclusiones a las que ha llegado un equipo de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) con participación de científicos del British Antarctic Survey (Reino Unido). Los resultados aparecen publicados en la revista Scientific Reports.

El modo en que las aves marinas, particularmente, las de pequeño tamaño, compiten por los recursos en la época no reproductiva había sido poco estudiado hasta ahora. Por primera vez, sirviéndose de nuevos aparatos de seguimiento, los científicos abordan en este trabajo el papel potencial de la segregación espacial, medioambiental (cambio de hábitat) y trófica (cambios en la cadena alimenticia) en la partición del nicho ecológico o reparto de recursos.

“Uno de las principales restricciones de los depredadores marinos durante el periodo reproductor es poder optimizar la búsqueda del alimento con las tareas reproductivas. Esta restricción es especialmente importante en aves marinas coloniales, dónde la competencia por los recursos tróficos entre especies es muy alta, situación que provoca que diferentes especies reproduciéndose en un mismo lugar se vean obligadas a repartirse los recursos disponibles segregándose espacialmente o temporalmente. Si bien estos mecanismos ecológicos se han estudiado durante el periodo reproductor, el número de investigaciones llevadas a cabo durante el periodo no reproductor es muy reducido”, destaca el investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana Joan Navarro.

Los investigadores llevaron a cabo su estudio en la isla subantártica de Bird Island, en el archipiélago de las Georgia del Sur. Para ello colocaron geolocalizadores por niveles de luz en 100 ejemplares de cuatro especies de petreles: Pelecanoides urinatrix, Pelecanoides georgicus, Pachyptila turturHalobaena caerulea.

“Los resultados muestran una evidente segregación espacial y segregación en el nicho ecológico entre las especies estudiadas. Estos resultados muestran nuevos indicios sobre los mecanismos ecológicos, principalmente relacionados con la reducción en la competencia por los recursos tróficos durante el periodo no reproductor, que explicarían la coexistencia de estos abundantes depredadores subantárticos en zonas comunes de nidificación”, agrega el investigador del CSIC.

Durante la temporada de cría, los científicos recopilaron los geolocalizadores con la información registrada de todas las posiciones de las aves marcadas durante un año. Además, recogieron una serie de medidas morfométricas y muestras biológicas (sangre y plumas) para analizar su contenido isotópico en todos los individuos marcados y así determinar el nicho trófico explotado por cada especie. Posteriormente, con la información de los geolocalizadores, los resultados isotópicos y la información oceanográfica obtenida mediante imágenes satelitales, desarrollaron modelos de nicho ecológico.

Navarro J, Cardador L, Brown R, Phillips RA. Spatial distribution and ecological niches of non-breeding planktivorous petrels. Scientific Reports. DOI: 10.1038/srep12164

Últimas noticias

Zorzales, codornices y pinzones son más propensos a tener garrapatas

Un nuevo estudio analiza la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años.
Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas.

Sigue leyendo

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo