Fotografía ilustrativa del artículo
| 20 Jul 2016

Virus complejos, bacterias buenas

Según la investigadora, la peligrosidad de virus y bacterias depende de su complejidad. Un ejemplo común es el virus de inmunodeficiencia humana –VIH, con capacidad para insertarse en el material genético de las células y alterar la producción habitual de proteínas necesarias para el organismo. “Cada célula está formada por una serie de genes de los que depende la creación de proteínas. Cuando el virus interrumpe este complejo proceso, el organismo celular se bloquea y no sabe lo que tiene que producir. Por eso es tan peligroso”, comenta.

Imagen microscópica de un virus en una célula.

Virus en la célula

Pero no todos los agentes infecciosos son destructivos. Algunos son beneficiosos. Es el caso de las bacterias comensales que se encuentran en el intestino, la boca o la piel. Su nombre se debe al provecho que obtienen del cuerpo o tejido en el que se hospedan.

El beneficio es mutuo ya que el organismo también obtiene alguna ventaja con su presencia, desde ayuda para realizar la digestión hasta fortalecer las defensas. “Estos microorganismos son necesarios porque han enseñado al sistema inmune a reconocerlos como propios y a diferenciarlos de las patógenos. Esta identificación es importante ya que, cuando un agente extraño entra en un espacio que no es el suyo, altera esa zona y produce un desequilibrio en la flora bacteriana endógena”, explica la experta.

Esto es lo que ocurre con la gastritis, es decir, la desestabilización de los microorganismos intestinales, o con los antibióticos que, a la hora de impedir o eliminar las bacterias nocivas, destruyen también parte de la flora normal.

Noticias relacionadas

¿Qué es el Ébola, cómo se transmite y cuál es su tratamiento?

África Occidental. Guinea Conakry. Poblado de Meliandou. El 6 de diciembre de 2013, un niño de 2 años de edad fallecía, presumiblemente, a causa del virus del Ébola. Era el paciente cero del actual brote de esta enfermedad, ocasionado además de en Guinea, en Liberia y Sierra Leona, cuyo origen está en los murciélagos frugívoros –o murciélagos de la fruta-, especies que actúan como reservorios naturales del virus. Es decir, organismos donde éste se aloja y permanece vivo durante mucho tiempo sin matar al animal que lo alberga, en este caso, el murciélago.

Sigue leyendo

Genes ‘protectores’ contra el VIH

Los expertos han detectado las regiones de ADN relacionadas con la resistencia innata que poseen ciertos individuos para inactivar el virus que causa el sida, a pesar de estar muy expuestas a él. La identificación de estas secuencias genéticas servirá, según los expertos, para el ensayo de nuevos tratamientos.

Sigue leyendo

El trasplante de células madre podría conducir a la erradicación del VIH

Un estudio señala ciertos factores asociados con el trasplante de células madre que podrían contribuir a la eliminación en el cuerpo del reservorio viral, formado por células infectadas por el virus, que permanecen en estado latente y no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmunitario, motivo de que actualmente los fármacos no curen la infección por el VIH.

Sigue leyendo