¿Qué es el aposematismo?

Pensemos por un momento en una babosa marina (nudibranquio). Es decir, un animal de desplazamiento lento, cuerpo blando, sin coraza protectora y además, con colores vistosos que lo hacen fácilmente localizable bajo el mar. Podríamos decir, de manera lógica, que se trata de una presa fácilmente accesible, pero nuestra lógica humana no siempre se corresponde con la realidad del medio natural.

Estas babosas marinas carentes de conchas, presentan toxicidad ante sus depredadores siendo estos avisados mediante el uso de patrones o diseños muy llamativos y muy coloridos. Gracias a su metabolismo logran sintetizar diferentes compuestos químicos defensivos. La manera de protegerse expeler el líquido a través de glándulas de la piel. De esta manera, aunque los peces las puedan morder, inmediatamente sueltan la presa ante los distintos tóxicos terminando por aprender que esa no es una buena opción para alimentarse.


A esta capacidad que presentan algunos seres vivos de indicar a partir de colores vistosos su peligrosidad tóxica y alejar a así a los depredadores se le conoce como aposematismo.

Podemos encontrar este fenómeno en otros seres vivos como anfibios, culebras, insectos (escarabajos, orugas), etc.

A partir de un estudio realizado por la Universidad de Sídney Occidental en Richmond se ha descubierto que ciertas características de los colores de advertencia, como el brillo, la tonalidad y la saturación, son más pronunciadas en los animales con defensas químicas más fuertes o abundantes que en los que presentan niveles de defensa más bajos. Dicha relación se mantiene en todas las escalas: entre individuos, entre poblaciones y entre especies.
Estos resultados hacen pensar que las señales de alerta constituyen un indicador fiable de la capacidad defensiva de los animales. Los hallazgos podrían ayudar a los científicos a entender la función y la evolución de las señales de advertencia.

Para saber más:

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencia: «Meta-analytic evidence for quantitative honesty in aposematic signals». Thomas E. White y Kate D. L. Umbers en Proceedings of the Royal Society B, vol. 228, abril de 2021.

 

404 Not Found

404 Not Found


nginx/1.18.0