Fotografía ilustrativa del artículo

Conoce los 3 niveles de la biodiversidad andaluza

Andalucía es una de las regiones de mayor biodiversidad del continente europeo. La extraordinaria biodiversidad de Andalucía se manifiesta sobre todo en una gran  variedad de ecosistemas y hábitats, en la riqueza de especies y en la abundancia de endemismos, que son plantas, animales y hongos exclusivos que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

1. Diversidad de ecosistemas

  • Además de los hábitats naturales, hay una gran representación de hábitats seminaturales, como las dehesas, olivares, salinas…que han estado vinculados a explotaciones tradicionales. Estos hábitats aportan diversidad paisajística y biológica a nivel de especies y de recursos genéticos y son fundamentales en el mantenimiento de las redes de interacciones y en la conectividad entre espacios naturales.
  • Especialmente importantes son las estepas, áreas abiertas sin vegetación arbórea como resultado, en la mayoría de los casos, del manejo del ser humano durante siglos para cultivar cereales. Estos ecosistemas tienen una avifauna propia, adaptada a la vida en el suelo. España es el país con mayor importancia en Europa para las aves que habitan en las estepas y Andalucía, con sus extensas campiñas cerealistas del Valle del Guadalquivir, el sureste árido, los pastizales de Los Pedroches…, la región con mayor número de especies exclusivas de estos medios de toda Europa.

2. Diversidad de especies


3. Diversidad genética

  • En nuestra región están presentes el 26% de las variedades principales de plantas cultivadas comerciales y el 15% de las razas de ganado de España. En lo que respecta a razas ganaderas en nuestra comunidad autónoma, las características geografías y climatologías dan lugar a que se mantenga una elevada variabilidad de recursos zoogenéticos, albergando numerosas razas de todas las especies que se encuentran ligadas a sistemas de producción adecuados al medio en el que viven, destacando el caso de las razas autóctonas, que aunque, en algunos casos son menos productivas, gozan de características funcionales muy valiosas, debido a la elevada rusticidad y capacidad de adaptación a las condiciones ambientales en sus hábitats de difusión natural. Así, Andalucía alberga un total de 33 razas ganaderas autóctonas que cuentan con censos e implantación significativos, de las cuales 24 son susceptibles de catalogarse como razas amenazadas.