Fotografía del artículo no disponible
| 17 Dic 2013

Robadores de néctar, ¿alumnos aventajados de la biología evolutiva?

`Diglossa cyanea´: especie común de Passeriforme robadora de néctar de los ecosistemas altoandinos. Foto de S. V. Rojas-Nossa

`Diglossa cyanea´: especie común de Passeriforme robadora de néctar de los ecosistemas altoandinos. Foto de S. V. Rojas-Nossa

Los estudios realizados por Darwin hace dos siglos con los pinzones de las islas Galápagos han sido utilizados históricamente para ejemplificar en biología evolutiva cómo las diferentes especies de aves habían ido cambiando su morfología en respuesta a los cambios ambientales. Pero el estudio que se nos presenta ahora ahonda más en la cuestión, sugiriendo que acaso la acción adaptativa de determinadas aves puede estar afectando a las especies florales de las que se alimentan dando lugar a un conflicto de intereses evolutivos. En ese conflicto entran en juego los comensales originales, los comensales no invitados y las flores que producen el tesoro más preciado para ellos: el néctar.

La polinización de muchas flores tropicales depende de las aves que demuestran una adaptación de su morfología clave para acceder al nutritivo néctar que se esconde en el fondo de largas corolas de forma tubular. A estas aves,  a las que llamaremos visitantes legítimos, se les han unido competidores que carecen de órganos  especializados para llegar al néctar de las flores. ¿Y qué hacen estos competidores para conseguirlo? Perforar la base de estas flores para alimentarse.

A pesar de que el fenómeno del robo es común en muchas plantas a nivel mundial, pocas personas se dedican a su estudio, especialmente en regiones megadiversas como los bosques de montaña Neotropicales.

El estudio  realizado por Sandra Victoria Rojas-Nossa, del Departamento de Biología Vegetal y Ciencia del Suelo de la Universidad de Vigo, gracias al apoyo que la AEETofrece a los jóvenes científicos, se centra en los colibrís como visitantes legítimos y varias especies de passeriformes de los géneros Conirostrum y Diglossa como robadores de néctar, en un trabajo de campo realizado en una comunidad montana de los Andes colombianos.

Para estimar el porcentaje de robo de néctar, esta investigadora recolectó flores y observó cuántas tenían perforaciones. Así, Rojas-Nossa, vio claramente que, aquellas especies cuya corola tubular presentaba mayor longitud y tenían mayor producción de flores eran las más afectadas.  El tipo de flores cuya forma daría acceso, en principio, solamente a aquellas aves mejor adaptadas: los colibrís.

`Bejaria resinosa´: planta con corola larga y abundante floración que presentó uno de los mayores porcentajes de robo. Foto de S. V. Rojas-Nossa

`Bejaria resinosa´: planta con corola larga y abundante floración que presentó uno de los mayores porcentajes de robo. Foto de S. V. Rojas-Nossa

El robo de néctar plantea una serie de consecuencias en las especies implicadas. En el caso de los productores de alimento, las plantas,  el 60% de las especies estudiadas mostraba signos de robo. Las  especies con flores de color rojo y corolas tubulares largas fueron muy robadas (presentaron porcentajes de robo superiores al 20%)mientras que las especies con corola corta, presencia de brácteas y poca producción de flores presentaron poco robo (porcentajes de robo menores al 5 %). Esto demostró que las aves que se comportan como robadoras de néctar prefieren comer en plantas que tienen muchas flores.

En el caso de los consumidores del alimento, se observaron curiosos comportamientos en los robadores que desarrollaban comportamientos sociales en las áreas donde actúan para proteger sus áreas de forrajeo sin desarrollar por otra parte acciones contra los legítimos comensales de las flores, los colibrís.

Teniendo en cuenta la cantidad de factores implicados, tamaño, forma y densidad de las flores, altura del área de muestreo, especies de aves robadoras…, no podemos asegurar que las consecuencias del robo sean siempre negativas porque a pesar de que el gasto energético que emplean las plantas para producir más néctar disminuye la producción de frutos, ya que en ocasiones se da polinización por parte de los robadores.

Estos encuentros de interés entre los diferentes tipos de aves sugieren nuevas interacciones a nivel evolutivo. ¿Dónde está el límite de la carrera armamentística entre flores y aves? El tiempo lo dirá.

Además de este artículo, la investigación de Rojas-Nossa ha permitido que ella y el Grupo de Ecología y Evolución de Plantas-Divulgare elaboren materiales para la divulgación de los resultados a un amplio público. Uno de los últimos materiales divulgativos realizados está plasmado en este vídeo 3D: BREAKING THE RULES

 

Últimas noticias

Zorzales, codornices y pinzones son más propensos a tener garrapatas

Un nuevo estudio analiza la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años.
Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas.

Sigue leyendo

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo