Fotografía del artículo no disponible
| 02 Jul 2013

Las coníferas, el grupo de organismos más antiguos del planeta, uno de los más amenazados según la actualización de la Lista Roja de la IUCN

Fuente: IUCN

Bosque de cedros (`Cedrus atlantica´) en el Medio Atlas. Imagen: C.S.

Bosque de cedros (`Cedrus atlantica´) en el Medio Atlas. Imagen: C.S.

Según las últimas noticias de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN™ se observan disminuciones preocupantes de coníferas —los organismos más antiguos y más grandes del mundo— los camarones de agua dulce, los caracoles cónicos y la marsopa sin aleta del Yangtsé. El eslizón gigante de Cabo Verde, una especie de lagarto, el pececito de Santa Cruz y una especie de camarón de agua dulce se han declarado en extinción.

Con estos datos actualizados, se han añadido 4,807 especies a la Lista Roja de la UICN y el total de especies evaluadas asciende actualmente a 70.294, de las cuales el 20,934 está amenazado de extinción.

“Gracias a la Lista Roja de la UICN, ahora contamos con más información que nunca sobre la situación de la biodiversidad en el mundo”, afirma Jane Smart, Directora Global del Grupo de Conservación de la Biodiversidad de la UICN. “Pero el panorama general es alarmante. Debemos utilizar estos conocimientos al máximo —aplicando esfuerzos de conservación bien dirigidos y eficientes— si verdaderamente queremos detener la crisis de extinción que continúa amenazando a todas las formas de vida sobre la Tierra”.

Los datos actualizados incluyen la primera reevaluación mundial de las coníferas. Según los resultados, el 34% de los cedros, cipreses, abetos y otras plantas con conos o piñas del mundo actualmente están amenazadas por la extinción: un aumento del 4% desde la última evaluación exhaustiva realizada en 1998.

El estado de conservación de 33 especies coníferas ha disminuido, incluyendo el pino de Monterrey de California (Pinus radiata), el pino más plantado del mundo, valorado por su rápido crecimiento y las cualidades de su pulpa. El árbol ha pasado de la categoría Preocupación menor —utilizada para las especies con un riesgo de extinción relativamente bajo— a En Peligro, con amenazas importantes debido a cabras salvajes y ataques por parte de un patógeno invasivo. Otra especie conífera anteriormente clasificada como Preocupación menor, el cedro del Atlas (Cedrus atlantica) autóctono de la cordillera del Atlas de Argelia y Marruecos, ha pasado a estar En Peligro debido a la sobreexplotación. Su reducida población se ve amenazada por varias plagas.

Por otra parte, la acción a favor de la conservación ha conseguido mejorar la situación del ciprés de Lawson (Chamaecyparis lawsoniana). Antes, ésta era una especie muy comercializada, pero actualmente el árbol se incluye en el estado de conservación Casi amenazada, gracias a unas mejores prácticas de gestión en California y Oregón que incluyen la plantación de plántulas resistentes a la enfermedad. Si continúan las acciones de conservación, es posible que esta conífera pase a ser Preocupación menor en un plazo de 10 años.

“Los trabajos de conservación y los resultados logrados con el ciprés de Lawson nos tranquilizan”, afirma Aljos Farjon, Presidente del Grupo de Especialistas en Coníferas del CSE de la UICN. “Sin embargo, está claro que esto no es suficiente. Es urgente contar con más investigación sobre el estado y la distribución de muchas especies. Nos parece que hay muchas nuevas especies que esperan ser descritas pero que es posible que nunca sean descubiertas debido al índice de deforestación y conversión de los hábitats en plantaciones de obtención de aceite”.

Las coníferas son las especies más antiguas y más grandes del planeta. El pino longevo (Pinus longaeva), por ejemplo, puede vivir hasta casi 5.000 años, y la secuoya roja (Sequoia sempervirens) puede alcanzar una altura de hasta 110 metros. Sin tener en cuenta los humedales, las coníferas capturan más carbono que cualquier otro bioma, tres veces la cantidad capturada por los bosques tropicales y templados. Su valor económico es inmenso; las coníferas se utilizan en la producción de madera y papel, y el agente anticanceroso Taxol® se obtiene de la corteza de muchas especies de tejo.

Asimismo, los datos actualizados de la Lista Roja de la UICN ofrecen resultados de la primera evaluación global de camarones de agua dulce, de las cuales un 28% está amenazado con la extinción. El 10% se utiliza para consumo humano, como el langostino gigante de río (Macrobrachium rosenbergii), además de constituir una parte importante de la red alimentaria de agua dulce. La contaminación, la alteración del hábitat y la comercialización para acuarios son algunas de las principales amenazas a las que se enfrentan estas especies.

También se ha evaluado por primera vez a los caracoles cónicos, de entornos marinos tropicales, con un 8% de su población amenazada con la extinción. Como depredadores que son, constituyen un elemento importante del ecosistema marino y son muy apreciados por sus toxinas letales, utilizadas en el desarrollo de nuevos fármacos para paliar el dolor en condiciones incurables. Además, estos animales tienen preciosas conchas que se han recogido desde hace siglos; algunas de ellas, de las especies más raras, se intercambian por miles de dólares. La pérdida de hábitat y la contaminación representan las amenazas más importantes para estas especies.

“Esta evaluación supone un hito por la cooperación innovadora que se produjo entre los comerciantes de conchas y los expertos científicos”, afirma Howard Peters de la Universidad de York, miembro del Grupo de Especialistas en Moluscos de la CSE de la UICN. “Su trabajo conjunto ha hecho posible disponer de nuevos datos sobre la distribución, el comercio y las amenazas a las que se enfrenta cada especie. Se trata de un aspecto clave para nuestros esfuerzos futuros de conservación”.

Asimismo, se ha evaluado la marsopa sin aleta del Yangtsé(Neophocaena asiaeorientalis spp. Asiaeorientalis), una subespecie de la marsopa lisa sin aleta y uno de los pocos cetáceos de agua dulce restantes en el mundo, que habita en el río Yangtsé y dos lagos adyacentes, Poyang y Dongting (China). Su población, estimada en unos 1.800 individuos en 2006, se ha ido reduciendo en más de un 5% anualmente desde la década de los 80 y ha sido clasificada como En peligro crítico de extinción. Las crecientes amenazas que pesan sobre estas marsopas incluyen: la pesca ilegal, el tráfico marítimo intenso, la extracción de arena y la contaminación.

El Pecari deLabios Blanco (Tayassu pecari) —perteneciente a la familia de los cerdos y que habita en América Central y Sudamérica— ha reducido su población en un 89% en Costa Rica y en un 84% en México y Guatemala: su estado se considera ahora como Vulnerable. La caza y la pérdida de hábitat explican en parte este declive, pero, en muchos casos, se ha documentado la desaparición misteriosa de esta especie en diversas regiones, y se cree que la enfermedad podría ser la causa principal.

Tres especies se han declarado Extintas. Visto por última vez en 1912, el eslizón gigante de Cabo Verde (Chioninia coctei) —un lagarto que estuvo restringido a una única isla y a dos islas más pequeñas— se ha extinguido como consecuencia de la introducción de ratas y gatos; el pececito de Santa Cruz (Cyprinodon arcuatus) —que habitaba en la cuenca hidrográfica de Arizona— está actualmente extinto debido a la disminución del agua, y el camarón de agua dulce (Macrobrachium leptodactylus) fue víctima de la degradación del hábitat y del desarrollo urbano.

“De nuevo, los datos actualizados de la Lista Roja de la UICN nos transmiten noticias preocupantes”, afirma Simon Stuart, Presidente de la Comisión para la Supervivencia de las Especies de la UICN. “Sin embargo, hay señales de éxito. Por ejemplo, en Costa Rica se han realizado mayores esfuerzos de indagación con los que se han descubierto nuevas subpoblaciones de rana de arroyo y de rana de ojos verdes del país. Lamentablemente, queda mucho por hacer ya que la tendencia general hacia la extinción persiste para muchas especies”.

Últimas noticias

Las características del hábitat determinan la presencia de parásitos de la malaria aviar en mosquitos

Un estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) señala que la presencia de estos parásitos en mosquitos es mayor a medida que aumenta la distancia a marismas y ríos.
Los resultados, obtenidos tras analizar más de 16.000 mosquitos, muestran una mayor riqueza de linajes genéticos de parásitos de la gripe aviar en zonas naturales frente a las rurales.

Sigue leyendo

El aumento de la temperatura incrementa la cantidad y número de desprendimientos rocosos en alta montaña

Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y la universidad de Ginebra, Suiza, han documentado como el calentamiento favorece el aumento de los desprendimientos de rocas en alta montaña.

Sigue leyendo