Fotografía ilustrativa del artículo
| 26 Sep 2017

El hogar del panda gigante es más pobre ahora que hace treinta años

Fuente: SINC

Desde 2016, el panda gigante no se considera en peligro de extinción, sino vulnerable, gracias al ligero aumento de sus poblaciones adultas. Sin embargo, un estudio revela que su hábitat está en peores condiciones que cuando la especie fue clasificada “en peligro” en 1988. Ya no quedan más que 30 grupos de pandas aislados en seis cordilleras de China.

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza redujo en 2016 el riesgo de extinción del animal que pasó de “en peligro” a “vulnerable”. / mliu92

La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza redujo en 2016 el riesgo de extinción del animal que pasó de “en peligro” a “vulnerable”. / mliu92

El estado del panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) es señal del buen funcionamiento de los esfuerzos de conservación. La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en inglés) redujo en septiembre 2016 el riesgo de extinción del animal, que pasó de “en peligro” a «vulnerable”.

Según la organización, esta decisión se justificó por el incremento de la población adulta entre las evaluaciones de 1985-1988 y las de 2011-2014 realizadas en China.

En realidad, las poblaciones de panda habitan seis cordilleras y consisten en solo 30 grupos aislados, de los cuales 18 no comprenden más de 10 individuos. Un equipo internacional de científicos, liderado por la Academia China de Ciencias, ha revelado que en la actualidad el hábitat del animal está en peores condiciones que cuando la especie fue clasificada “en peligro” en 1988, según afirman en un estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution.

Los investigadores evaluaron el territorio del panda gigante desde 1976 a 2013 mediante los datos proporcionados por satélites. Así, pudieron comprobar que el tamaño de las zonas que habitan disminuyó un 4,9% de 1976 a 2001, pero aumentó un 0,4% de 2001 a 2013, a pesar del devastador terremoto de Sichuan (China) de 2008. Algo similar ocurrió con los parches que componen el resto de hábitats fragmentados. “Sin embargo, la recuperación no ha compensado su pérdida anterior”, señalan los autores.

Las causas del deterioro del hábitat

El trabajo recopila los factores, tanto naturales como antropogénicos, que han provocado la degradación del hábitat del panda gigante: terremotos, invasión humana, agricultura, construcción de carreteras y tala de árboles.

De todas estas amenazas, la explotación forestal es la actividad más perjudicial para los pandas. Entre 1950 y 1985, unas 27 empresas estatales de explotación forestal se establecieron dentro del área geográfica del panda y talaron más de 4.000 km2 de bosques.

Por otra parte, los pandas gigantes viven en la actualidad en una de las regiones tectónicamente más activas de China. La zona experimentó tres sismos devastadores en los últimos 37 años, de una magnitud de 7,2 a 8. Estos terremotos han destruido gran parte del área de hábitat de estos animales. De hecho, se atribuye el 71,1% de la pérdida de hábitat entre 2001 y 2013 al sismo de Sichuan en 2008.

A esto se suma la construcción de carreteras, cuya densidad en 2013 fue 2,7 veces mayor que en 1976. Además, entre 1982 y 2000 la población mundial en el entorno del panda creció un 13,5%. Sin embargo, la población agrícola disminuyó en los territorios un 87,3% entre 2000 y 2010, reduciendo así la presión sobre el hábitat.

Según los autores, la creación de reservas naturales y la implementación de un nuevo plan de urbanización en China contrarrestarán la fragmentación del panda, pero aún quedan muchos obstáculos por salvar para este gran mamífero.

Referencia bibliográfica:

Weihua Xu et al. “Reassessing the conservation status of the giant panda using remote sensing” Nature Ecology & Evolution 25 de septiembre de 2017

Últimas noticias

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

Las características del hábitat determinan la presencia de parásitos de la malaria aviar en mosquitos

Un estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) señala que la presencia de estos parásitos en mosquitos es mayor a medida que aumenta la distancia a marismas y ríos.
Los resultados, obtenidos tras analizar más de 16.000 mosquitos, muestran una mayor riqueza de linajes genéticos de parásitos de la gripe aviar en zonas naturales frente a las rurales.

Sigue leyendo