Fotografía ilustrativa del artículo
| 11 Oct 2016

Descubren en Jaén uno de los gusanos terrestres más pequeños que se conocen

Fuente: Sinc

Dibujo y microscopia del nuevo nematodo Protorhabditis hortulana. / Joaquín Abolafia

Dibujo y microscopia del nuevo nematodo Protorhabditis hortulana. / Joaquín Abolafia

Los nematodos son pequeños gusanos que miden alrededor de 1 milímetro de longitud y viven de forma libre en el suelo o en el agua. Se alimentan de bacterias, algas unicelulares, hongos u otros nematodos; o son parásitos de otros animales y plantas. Pero lo que más llama la atención es su capacidad de adaptación.

Científicos del Grupo Andaluz de Nematología de la Universidad de Jaén se han centrado en estudiar cómo un tipo de gusanos, normalmente asociados a ambientes húmedos, se han adaptado a ecosistemas secos en el sur de la península ibérica. Así han aparecido nuevas especies exclusivas de estos ambientes extremos, que pueden servir a los científicos para detectar procesos de desertización.

Es el caso de Protorhabditis hortulana, una nueva especie de nematodo encontrada en una huerta a nueve kilómetros al sur de la ciudad de Jaén, una zona conocida como Puente de la Sierra.

“Estudiamos la nematofauna presente en un cúmulo de compost para la fertilización de esta parcela, y observamos la presencia de unos diminutos nematodos”, explica a Sinc Joaquín Abolafia, del departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la Universidad de Jaén y autor principal del estudio publicado en Zootaxa.

Un gusano atípico

Huerta en Puente de la Sierra (Jaén) donde se ha hallado la nueva especie de gusano terrestre. / Joaquín Abolafia

Huerta en Puente de la Sierra (Jaén) donde se ha hallado la nueva especie de gusano terrestre. / Joaquín Abolafia

La nueva especie pertenece a un género registrado en todos los continentes salvo América y la Antártida. Es especialmente frecuente en los suelos europeos, y en la actualidad incluye quince especies cuyas características son similares entre sí: pequeño tamaño –de menos de 1 mm–, una larga cavidad bucal y, normalmente, presencia de ambos sexos.

Sin embargo, en el caso de P. hortulana, los ejemplares adultos encontrados medían 0,2 mm, un tamaño inusual para estos animales. Hasta ahora, los nematodos más pequeños que se habían encontrado aparecían en entornos marinos. “Se trata de uno de los nematodos edáficos [del suelo] más pequeños que se conocen, y se alimentan de las bacterias del compost”, destaca el científico.

Otra característica que ha sorprendido a los investigadores es que la especie solo presenta hembras. “Estas se reproducen fecundando sus óvulos con un esperma que ellas mismas producen en una parte de su oviducto, lo cual hace que esta especie pueda definirse como hermafrodita, rasgo también muy raro dentro de los nematodos y que se considera una adaptación biológica en el proceso evolutivo, dada la dificultad de encontrar machos en el medio en el que viven”, subraya Abolafia.

El grupo de científicos continúa su investigación para conocer la adaptabilidad de estos nematodos en zonas similares a las del sur de la Península, como Irán y África del Sur, donde el balance hídrico es deficitario. “Los análisis preliminares son prometedores”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Joaquín Abolafia y Reyes Peña-Santiago. “Protorhabditis hortulana sp. n. (Rhabditida, Protorhabditidae) from southern Iberian Peninsula, one of the smallest free-living soil nematodes known,  with a compendium of the genus” Zootaxa 4144 (3): 397–410 julio de 2016.

 

Últimas noticias

Una nueva investigación revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican

La revista Science Advances publica hoy una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

Las características del hábitat determinan la presencia de parásitos de la malaria aviar en mosquitos

Un estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) señala que la presencia de estos parásitos en mosquitos es mayor a medida que aumenta la distancia a marismas y ríos.
Los resultados, obtenidos tras analizar más de 16.000 mosquitos, muestran una mayor riqueza de linajes genéticos de parásitos de la gripe aviar en zonas naturales frente a las rurales.

Sigue leyendo